Lo despidieron después de 16 años entrenando chicas en el Municipio de Morón

1mar

Juan Pablo Martino fue técnico del equipo femenino de sóftbol de la Municipalidad desde 1999 hasta el 29 de enero, cuando el recién asumido director de Deportes del gobierno macrista, Gustavo Parodi, le dijo que no iba a trabajar más “por órdenes de arriba”. Se desempeñaba en el polideportivo Gorki Grana.

En la mañana del 2 de febrero, bajo la sombra de un árbol y enfrente a la Unidad de Gestión Comunitaria Nº 4 de Castelar, Juan Pablo Martino cebaba mates entre un grupo de trabajadores que exigían explicaciones por los despidos en el Municipio de Morón. Todavía se comentaba el absurdo: un rato antes, Sebastián Simone, flamante secretario de la UGC y responsable de cinco cesantías, se había tirado al piso en una actuación digna de Leonardo Dicaprio para simular una agresión inexistente de los manifestantes. “¡Prensaaaa! ¡Prensaaaa!”, gritó. Simone, representante de la juventud en los años de rousselotismo, había sido nombrado por el intendente macrista Ramiro Tagliaferro, cuya ahora ex mujer es la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. No le quedó otra, el hecho había alcanzado un alto nivel de repercusión: al día siguiente, Simone le presentó la renuncia a Tagliaferro.

Juan Pablo Martino fue el técnico del equipo femenino de sóftbol del Municipio de Morón desde 1999 hasta el 29 de enero. Entrenador de las selecciones argentinas y con reconocimiento internacional, ese día fue citado por el nuevo director de Deportes, Gustavo Parodi. “Estaba cumpliendo tareas en la colonia de vacaciones, porque todavía no había iniciado el trabajo en sóftbol. No me dio más motivo de que le llegaba una ‘orden de arriba’. Nunca me vio trabajar. Le expliqué mi carrera en estos 16 años, mi modo de trabajar, mi presentismo, todos los logros deportivos…”, relata Martino, 39 años, padre de Talista, de cinco, y a la espera de un hijo, y busca darle sentido a la decisión: “Al no recibir ninguna justificación interpreto que es un despido por ideología, entendiendo que fuera de mi trabajo tengo una vida de participación política, de militancia, de compromiso con la comunidad”. Martino se recibió de profesor de Educación Física en General Las Heras. Se acercó al sóftbol a partir de un profesor que desarrolló el deporte en el pueblo. Fue como acompañante a los Juegos Bonaerenses; hasta que en 1999 recibió la propuesta de José Montiel, ex jugador de béisbol, para que lo ayudara en las clases en la escuela pública Nº 7 de Castelar, partido de Morón.

“Estaba recién recibido y sin trabajo -recuerda Virula, como le dicen a Martino-, por lo que con un poco de osadía le dije que podía, aunque en realidad eran puras ganas y necesidad de laburar. Allí trabajé en 1999 de manera gratuita. En diciembre, el nuevo director de Deportes de la gestión entrante de Martín Sabbatella nos sumó al equipo de la Dirección de Deportes y nos dio todas las herramientas para desarrollar el sóftbol”.

Para entonces eran 11 chicas. Un equipo de Cadetes, de menores de 17 años. El nivel era básico. Perdían 20-0. Con los años, armaron un equipo de Juveniles, y después uno de Primera División en 2002. El equipo de sóftbol femenino de Morón ganó tres veces el Campeonato Nacional de Clubes, el torneo más importante a nivel nacional. Muchas jugadoras integraron el seleccionado y viajaron por el mundo. Holanda, Italia, Estados Unidos. Martino fue convocado a la selección argentina mayor y juvenil, primero como asistente y más tarde como entrenador. Cuando empezó en la escuela de Castelar, se juntaban con el equipo masculino en el polideportivo municipal Gorki Grana. Los matones del intendente Juan Carlos Rousselot los echaban. Y ellos trataban de esconderse en un pedazo de tierra para entrenarse. Hoy la cancha de sóftbol del Municipio de Morón es reconocida a nivel provincial como una de las mejores. Tiene polvo de ladrillo, alambre perimetral, luces. “Fuimos creciendo año a año, cuantitativa y cualitativamente, a través de un trabajo colectivo”, destaca Martino.

En el predio del polideportivo Gorki Grana se encuentra la Casa de la Memoria y la Vida. Entre 1977 y 1978 funcionó en el lugar la Mansión Seré -o Atila, en la jerga genocida-, un centro clandestino de detención de la última dictadura cívica militar. La Casa de la Memoria fue atacada antes del balotaje con una pintada: “El 22 se termina el curro”. Hacía referencia a una declaración de Mauricio Macri publicada en el diario La Nación el 8 de diciembre de 2014, en su escalada a la presidencia: “Conmigo, se acaban los curros de los derechos humanos”. Fue el intendente Rousselot, hombre de José López Rega en el Ministerio de Bienestar Social, fachada legal de la Alianza Anticomunista Argentina, la ultraderechista Triple A, quien mandó a construir una réplica de la casona original para sus futuras reuniones de gabinete. Destituido en dos ocasiones por reiteradas denuncias de corrupción, Rousselot no pudo utilizar “la Olivos de Morón” o “la Casa Blanca”, como se la llamó en aquel tiempo de Carlos Menem.

“El del Gorki -retoma Martino- era mi trabajo más importante desde lo económico, y desde lo vocacional también, porque fue a partir de mi trabajo allí que me eligieron como entrenador de la selección argentina durante nueve años”. Por más Tiempo se comunicó con Gustavo Parodi, el director de Deportes de Tagliaferro, un empresario vinculado al tenis a través de Next Tenis, cuya tarea privada se enfoca, según se lee en la página web, a la “gestión y enseñanza en clubes y countries”.

-¿Por qué se decidió echar a Martino?
-No fue así. De todas maneras, tenés que hablar con la gente de prensa y ahí generar una entrevista.
-¿Cómo fue?
-No fue cómo te está diciendo. Pero no voy a manifestarme más. De hecho, no voy a manifestarme al respecto. No estoy autorizado a dar entrevistas por motu propio.

Hasta hoy, los equipos Cadetes y Juveniles femenino se entrenan con el técnico de los varones, en un grupo mixto, no recomendado para la edad, a pesar de que las autoridades prometieron cuando asumieron seguir creciendo en el sóftbol.

El equipo femenino de Morón tricampeón en Primera, en cambio, ya no existe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s