Dolores Álvarez

Llegué a Tiempo Argentino un día en el que todo parecía suspendido. Había pocas computadoras, poca gente y un aire de que algo iba a pasar. Conocí a Alberto que confió en mí para formar parte del equipo de Mundo. Mi hermana Lucía conoció a Gabriel que vio en ella una estrellita para la sección de Sociedad. Y se fue construyendo una familia, la familia de Tiempo.

Después se fueron algunos, llegaron otros. Luis, por ejemplo. Querido Luis. Vos llegaste para quedarte.

Cuando el amor comenzó a llevarme para otros lados, Roberto me soltó las riendas y me dejó volar hacia Italia. Seguir en Tiempo pero desde acá, Milán, desde donde escribo y sigo, con impotencia y orgullo, la lucha de mis compañeros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s