Bullrich cree que los provocadores amenazan al protocolo

La ministra indicó que en las marchas callejeras “las cosas se hacen a propósito para intentar ver cómo reaccionamos”, al aducir que hay provocaciones que buscan una represión. Se trata de un caso típico de inversión de la prueba: el gobierno reprime en respuesta a la protesta social.

En un giro que sorprende por lo extraño, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró ayer que hay provocadores que quieren que le vaya mal al protocolo de seguridad que lanzó un mes atrás y que consiste, básicamente, en usar las fuerzas de seguridad en la represión de la protesta social.

En diálogo con radio Continental, Bullrich dijo: “Nosotros queremos ser prudentes y le decimos a la gente que vamos a ir paso a paso, con aproximaciones sucesivas porque, en muchos casos, vemos que las cosas se hacen a propósito para intentar ver cómo reaccionamos”.

La frase llama la atención toda vez que invierte los términos de las acciones. Los trabajadores, protagonistas de la protesta social por los despidos generados por el gobierno de Mauricio Macri, protestan en la calle. La policía es enviada por la autoridad estatal a reprimirlos. El grado de represión que ejerzan dependerá de una serie de evaluaciones políticas y técnicas que se toman desde las más altas autoridades de la cartera de Bullrich.

Los trabajadores de Tiempo y Radio América, al igual que los del resto del Grupo 23, del Sipreba y de las organizaciones populares que los acompañaron, supieron de qué se trata la “provocación” que alerta Bullrich.

En la tarde del jueves 4 de marzo, una enorme movilización interrumpió por dos horas el paso de los colectivos por el carril del metrobús de la avenida 9 de Julio. La policía inmediatamente rodeó a la movilización y amenazó con la represión contra trabajadores que no cobran cuatro meses de sueldo. Y tampoco el aguinaldo de fin de año.

Por eso, la movilización tuvo un claro sentido de oposición al protocolo de seguridad, el que además tiene un capítulo dedicado a las tareas de la prensa durante un hecho represivo. Concretamente señala que los trabajadores de prensa serán confinados en un área alejada de la represeión ‘por su seguridad’, con lo que la versión de los hechos que transmita no será la que surja de su observación propia sino de lo que quieran informarle los funcionarios.

Bullrich agregó: “Nosotros vamos a reaccionar mostrándole a la gente que en el tiempo de nuestro gobierno la calle va a estar más ordenada, pero tampoco siendo carne de cañón de provocaciones de quienes quieren que nosotros vayamos más allá de lo que tenemos que ir”.

Y por si hacía falta, indicó que el protocolo se aplica “con tranquilidad pero con firmeza”.

Bullrich destacó como un logro de su gestión que “si miran las últimas manifestaciones verán que no hubo cortes de puentes y policía en cada uno de los lugares”.

Las decisiones del gobierno de Macri anticipan que las posibilidades de más protestas sociales se incrementarán en la medida en que aumente el desempleo, cuyas últimas cifras son superiores a las dadas a conocer oficialmente (ver página 4).
En el caso concreto de los trabajadores de prensa, la posibilidad de mayores manifestaciones callejeras está vinculada a que las patronales ahonden los despidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s