Apoyo solidario de telefónicos con el fondo de lucha de Tiempo

Delegados del edificio Golf de Telefónica facilitaron una colecta para los trabajadores del diario. Los puntos de contacto de una lucha contra la precarización laboral y la pelea para desarmar el argumento de las “nuevas tecnologías”. Un nuevo gesto de respaldo durante una jornada clave.

Jueves 3 de marzo, 8:30 AM. Toda la energía de la redacción estaba concentrada en la movilización de las 15:00 en el Obelisco. Es que allí se jugaba una batalla decisiva para lograr que el poder político diera una respuesta frente a la virtual desaparición de la patronal. Semanas antes se había conocido la resolución del Ministerio de Seguridad que establecía el Protocolo que regimentaría duramente el derecho a la protesta y al libre ejercicio de la profesión periodística. Sin embargo, los trabajadores del G23, con Tiempo Argentino y Radio América a la cabeza, se proponían cortar la Av. 9 de Julio durante el tiempo que fuera necesario para obtener una respuesta de la Jefatura de Gabinete al pedido de reunión que estaba pronto a cumplir un mes. Reclamaban una devolución a su reclamo del cobro de sus acreencias a partir de la pauta oficial adeudada al G23.

Los delegados del edificio Golf, de Telefónica, se habían acercado, junto con otros compañeros de la agrupación Naranja, a la Asamblea de Tiempo a traer solidaridad y unas voces de aliento. Allí se habían comprometido a difundir el conflicto en su gremio y promover las colectas donde pudieran organizarlas. En la Asamblea también contaron del incipiente proceso de reorganización sindical protagonizado por las nuevas generaciones de telefónicos que, de a poco, van reanimando un gremio que, como en Prensa, bajo la excusa de las nuevas tecnologías, ha sido objeto de una ataque a las condiciones laborales y las conquistas. Pero, desde los call centers y las oficinas de “las móviles” recientemente incorporadas al convenio FOETRA, hasta los edificios más tradicionales, comentó la delegación de 4 compañeros en la asamblea, se vive un despertar de la juventud que “está dispuesta a defender sus conquistas y poner un limite a la prepotencia de las empresas”.

La llamada llegó dos días antes del 3. Incómoda, por el día en que proponían hacer la colecta en la puerta. Nicolás Quiroga de la comisión interna del edificio Golf se comunicó para contar que sus compañeros de interna estaban de acuerdo en comunicar a todos los compañeros acerca de la actividad de colecta en la puerta. En aquel mismo edificio, a 200 metros de Amenábar 23, tres décadas antes, un actual secretario de redacción de Tiempo Argentino también había sabido ser miembro de la comisión interna. Los vínculos eran muchos y la necesidad de engrosar el fondo de lucha también. La asamblea del miércoles a la noche evaluó la propuesta y, en medio de la tensión del caso, optó por aceptar el convite. Tempranito, a las 8:15 un grupo de compañeros, con pecheras del SiPreBA y alcancía en mano se acercaron hasta Dorrego y Santa Fe. Los trabajadores que llegaban ya sabían del conflicto, lo habían leído en aquella entrevista publicada en Por Más Tiempo y en el comunicado de su propia comisión interna.

En poco tiempo se juntaron $ 1699… “$1700, así le empatamos a ATM”, su agrupación hermana del subte, bromeó Nico y arrojó un peso más en la alcancía. Otra vez, el fondo de lucha generó mucho más que dinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s