Una yerbatera recuperada por los trabajadores

La histórica marca de yerba La Hoja había declarado la quiebra en 2008 pero sus empleados remontaron la crisis y conformaron una cooperativa para seguir operando las plantas. “Tenemos mucho trabajo”, dicen.

La histórica marca de yerba mate La Hoja volvió a las góndolas de los almacenes y supermercados, tras superar la quiebra declarada en 2008 y comenzar un nuevo proceso en manos de sus trabajadores. A fines del año pasado, los ex empleados se constituyeron como cooperativa y ahora homologaron un contrato por dos años para operar las plantas ubicadas en las provincias de Misiones y Santa Fe. “Tenemos dos años por delante con mucho trabajo, ya estamos en plena etapa de armado de reglamentos internos y con capacitaciones en ambas ciudades”, detalló a la agencia Ansol, la abogada de la cooperativa, Marcela Macellari.

A partir de este acuerdo, los trabajadores planean vender un promedio mensual de 400.000 kilos de yerba mate y 25.000 kilos de mate cocido y té.

A mediados del año pasado, los más de 100 trabajadores de La Hoja, pudieron hacerse de las plantas industriales y los bienes ubicados en las sedes de las ciudades de San Ignacio y Rosario, además de la explotación agropecuaria en Misiones y de las marcas comerciales. En diciembre, tras inscribirse en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y abrir su cuenta bancaria, La Hoja fue habilitada para explotar activos de la quiebra.

Finalmente, las fábricas empezaron a funcionar hace dos meses con total normalidad pagando el canon locativo a la quiebra. Según Macellari, “ya están trabajando como cooperativa y este contrato les permite hacer negocios con otras empresas”.

En Argentina, y según Instituto Nacional de la Yerba Mate, se compran 240.000 toneladas de ese producto y se ingieren un promedio de 100 litros per cápita anuales de la infusión.

Desde que se resolvió la quiebra en 2008, la resolución judicial se demoró porque el Juzgado quedó vacante hasta 2012. Durante ese lapso la yerbatera fue manejada por la sociedad anónima Demirol, conformada por personal jerárquico y trabajadores de la vieja empresa, que debió cerrar por irregularidades con la AFIP.

En 2012, el juez Fabián Bellizia, al frente del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial de Rosario, se hizo cargo del tema. En marzo de 2014, el juez Bellizia advirtió la irregularidad en el cumplimiento de la Ley de Quiebras y llamó a licitación por los activos de la firma que la empresa CBSé ganó con la oferta de $10 millones por las dependencias locales pero esa operación no pudo concretarse ante la detección de nuevas irregularidades.

En esa instancia, los ex trabajadores apelaron al beneficio de la Ley de Quiebras y Concursos que otorga a las empresas recuperadas y resolvieron conformarse en cooperativa. Finalmente, en diciembre de 2014 se presentaron ante la justicia para solicitar la continuidad de la explotación de la firma. En julio salió el fallo favorable.

La Yerbatera Martin, creadora de La Hoja, se fundó a principios de siglo XX, y en 1903 el suizo Julio Martin habilitó en San Ignacio, Misiones, el primer establecimiento.

Con el tiempo la firma ganó en tamaño y se instaló en Rosario sobre la barranca del Paraná, cerca de lo que actualmente es el Parque Nacional a la Bandera. Tan influyente fue la compañía que le dio nombre al barrio Martin, la primera zona residencial del microcentro rosarino. Mucho tiempo más tarde, a comienzos de los ’80, una publicidad realizada para la marca popularizó el eslogan “Ojalá que sea La Hoja”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s