Racing pegó primero, aguantó y festejó ante un Boca que jugó mal

Con un tacazo de Roger Martínez, La Academia le ganó 1-0 al Xeneize y consiguió su primer triunfo en el torneo. El jueves se enfrentan por la Copa.

La desazón criolla de Racing se acabó de la mejor manera: ganándole nada más y nada menos que a un Boca que llegó hasta Avellaneda entonado por dos victorias consecutivas. Fue un escaso 1 a 0 con un golazo de taco de Roger Martínez, en un partido en el cual el local se dedicó a cuidar la victoria con alma y vida ante un rival anodino, sin ideas y con un Carlos Tevez disminuido (por acumulación de líquido en una rodilla), desorientado y a quien lo tuvieron a maltraer los defensores académicos, a veces con alguna patadita fuera de lugar.

Este triunfo, el primero de La Academia en el campeonato, si bien no lo pone en carrera, lo entona de cara a una especie de revancha que se dará el jueves ante el Xeneize en La Bombonera (a puertas cerradas) por el Grupo 3 de la Copa Libertadores. Para el Vasco Arruabarrena se vienen tres días en los que buscará poner a punto al Apache y a un equipo que ayer no mostró nada de nada.
Cuando Boca, con esa impronta que le pone desde el inicio a todos los partidos, corría y merodeaba el área de Racing, llegó el centro de Pillud, el buscapié de Aued y el tacazo del colombiano Martínez para vencer a Agustín Orion. Iban solamente nueve minutos del comienzo. Quedaba mucho por delante.

Sin embargo, el Xeneize hizo todo mal y la Academia se defendió con uñas y dientes. El elenco de La Ribera dependió demasiado de un Tevez incómodo en la cancha, que se movió por todo el frente, siempre custodiado de cerca por un marcador racinguista, que no le dieron nunca respiro. Además, esa rodilla con algo de líquido lo tuvo mal durante todo el partido. Su DT no le da descanso, lo necesita para todos los frentes, pero ayer falló. Sus compañeros no lo acompañaron y ahí Boca perdió todo peso ofensivo, facilitándole el trabajo a la última línea local, apuntalada por Lollo y Nico Sánchez.

Oscar Romero era el único futbolista académico que buscaba tener la pelota y comandar algún avance, se dio poco y nada. Milito allá arriba era absorbido por el Cata e Insaurralde y poco molestó al arquero boquense.

Con los minutos Racing se fue replegando, demasiado, y Boca, con mucho desorden, se fue arrimando al área de un Ibáñez que respondió a la perfección cuando la visita parecía que lo empataba. A los seis minutos del complemento le sacó un tiro libre a Carlitos y a los once le tapó un tremendo mano a mano a Chávez.

Racing se llevó tres puntos, de esos que envalentonan a cualquiera, y más de cara al clásico copero del jueves ante el mismo rival de anoche. En Boca habrá que barajar y dar de nuevo. Jugó realmente mal y terminó con un Tevez, su as de espadas, bastante lastimado. Dentro de cuatro días habrá un nuevo capítulo y todo puede ser distinto…o no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s