Un domingo no tan cualquiera en El Gráfico Diario

Los periodistas del suplemento deportivo del diario vieron los partidos del día por televisión. Y se armó un debate futbolero que no pudieron escribir.

Trece periodistas deportivos de El Gráfico Diario, suplemento de Tiempo Argentino, frente al televisor, en el primer piso de la redacción de Amenábar 23. Ninguno está en la cancha de Boca. Ninguno está en la cancha de Belgrano. Mucho menos en la de Gimnasia y ni hablar en la de Rosario Central. Todos estábamos ansiosos por el debut de Andrés D’Alessandro en River, asombrados por el bajo nivel de los jugadores de Boca, maravillados por los golazos de Belgrano y extasiados por el gran segundo tiempo del equipo de Chacho Coudet. Ninguno pudo cubrir esos partidos. Nos tuvimos que conformar con debatir y discutir entre nosotros. Por eso, pedimos un lugar en este boletín; para poder ofrecerles nuestra no cobertura; para despuntar un poco el vicio y palear la abstinencia de teclado.

“Yo les dije que el Mellizo iba a ser el técnico de Boca este año”, sentenció el editor al que cariñosamente apodamos Nostrachaucha, por ser el Nostradamus que tenemos en Deportes. Nos hubiera encantado prendernos en la discusión sobre el futuro de Vasco Arruabarrena, que parece tener los días contados como DT xeneize. “Es una locura que se vaya. Viene de salir campeón de dos torneos y van recién dos partidos”, dijo uno de los muchachos que cubre a Boca; mejor dicho, que solía cubrir a Boca. “También perdió los partidos de verano. Pierde todos los clásicos y el equipo no juega a nada”, retrucó otro. “¿Escucharon las declaraciones de Tevez? Le soltó la mano. No lo defendió”, acusó uno y todos coincidieron. “Tevez debería hacerse cargo de su propio nivel y no en el micrófono, sino adentro de la cancha”, demandó uno que cubre a River. “Suspendió la conferencia de prensa. Ya está. Vuelve el Mellizo”, vaticinó Nostrachaucha, que acierta más de lo que falla. Hasta la medianoche deliberamos sobre cuál sería la suerte de Arruabarrena. Ninguno pudo escribirlo en el blanco papel.

Esta redacción no sólo habla de fútbol, sino que se indigna por no poder cubrir varios eventos importantes del mundo del deporte que se viven en estos días. El especialista en básquet tiró la bronca ante la seguidilla futbolera en la TV: “Che, hoy está el Juego de las Estrellas de la NBA. ¿Podemos verlo en alguna tele?”. Uno se apiadó y le cumplió el deseo. Quien estaba acreditado para cubrir el Argentina Open, de tenis, también salió perdiendo. “Nadal, Ferrer, Isner, Tsonga, Thiem… Es el mejor ATP argentino en años y me tengo que quedar acá”, se indignó. La queja es interrumpida por un insulto a un defensor de River, cuando Belgrano metió el tercero. El autor de la grosería fue el especialista en automovilismo, que se quedó con las ganas de cubrir el lanzamiento de la temporada de Turismo Nacional, en La Plata.

El periodismo deportivo está inevitablemente cruzado por las pasiones. Quizás, esto se da más que en cualquier otra rama del periodismo. Por eso, la imposibilidad de cubrir eventos no sólo preocupa y bajonea en términos laborales, no sólo duele en el bolsillo, sino que deja vacío al corazón. Le agradecemos a quien haya leído esta catarsis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s