La Sinfónica Nacional hizo historia en la Villa 31

Po Gustavo Sarmiento – 8 de marzo de 2014

El concierto fue organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación, a partir de las inquietudes de las organizaciones del barrio. Tocaron desde Mussorgsky y Brahms hasta Astor Piazzolla. Y en los bises, Strauss.

Está ese mito de que la música clásica sólo es para la gente que sabe. Y no. La música es una sola. Lo importante es tocarla con sentimientos, y que la gente reciba esa pasión”, sostiene Guillermo Becerra, director de la Orquesta Sinfónica Nacional, ante una platea colorida, atenta, ansiosa por lo que vendrá. Es la primera vez en sus 65 años de historia que la Orquesta toca en la villa 31 y 31 Bis. El barrio Padre Mugica. Becerra agrega que la música es como la vida: “Nunca hay dos momentos iguales.” Acaban de interpretar la primera pieza del repertorio, “Una noche en el Monte Calvo”, de Mussorgsky. El maestro explica su sentido, hace una alegoría entre el sonido de las flautas y el clarinete y la parte donde se pasa de la iniciática escena tenebrosa con brujas y hechizos, a la esperanza del amanecer, con la llegada del “esplendoroso sol”. Parece una clase, es un concierto, y mucho más que ambas cosas.

Así lo siente Sabel Valenzuela, delegada de la manzana 4 del Barrio Güemes, y madre de Adams Ledesma, el periodista de la villa 31 fallecido en septiembre de 2010. En la casa de Adams, la Secretaría de Cultura de Nación promoverá una réplica de la Casa de la Cultura recientemente inaugurada en la Villa 21 de Barracas. “Lo de hoy es histórico. A veces uno no puede pagarse la entrada para ver esto en un teatro. Es una alegría, porque una se siente integrada, la cultura une.”

El escenario elegido es el playón debajo de la autopista. El concierto es libre y gratuito. “Lo de la fuga también se puede ver en cómo la música va de una voz a otra. Y en el medio presten atención al solo de violín espectacular con el que se va a lucir el maestro Roberto Rutkauskas”, le dice Becerra a la platea. Y presenta al “mejor compositor argentino de la historia”: Astor Piazzolla, con su “Fuga y Misterio”. El cierre de esa interpretación será con todos de pie y un aplauso que tiñe la noche.

Alan (12) sonríe. El violín es su instrumento preferido. “Suena lindo, como mágico”, dice en voz baja, con la camiseta de Messi. Muchos de los niños presentes eran habitué a la orquesta sinfónica juvenil del barrio, pero el futuro de ese programa de la Ciudad es incierto tras el despido del director Claudio Spector.

Detrás de los asientos, parado, cerveza en mano, disfruta Juan Ramírez. Llegó hace 4 años del Paraguay. Trabaja en una metalúrgica de Caseros y alquila una pieza por 600 pesos, justo enfrente de donde se emplazó el teatro callejero sinfónico. “No sabía que traían esto acá, increíble. ¿Harán alguna de Pavarotti?”

En las filas de adelante sobresalen los celulares guardándose el momento para la posteridad. Antes de arrancar, muchos chicos se sacaron fotos con el primer contrabajista, convertido en una celebridad, con su enorme instrumento. “Acá en la villa la música está presente siempre. Por eso la emoción de la orquesta. Tenemos muchos músicos en el barrio, así que decidimos lanzar un concurso de bandas y solistas. Arranca en abril, 20 mil pesos, CD y video clip para el ganador. Ya se anotaron más de 60”, detalla Gustavo Lugones, presidente de la Cooperativa Mugica. Analogía al margen, son también 60 los músicos de la Sinfónica que ayer se subieron al escenario. Por unos minutos Gustavo logra evadirse de la lucha en la que se encuentra junto a sus vecinos hace años para que “el gobierno de la Ciudad cumpla la ley de urbanización que ya está votada, y entregue la propiedad de las tierras”.

“Estamos viviendo un momento histórico trascendental, es poner la cultura al servicio de la justicia y la inclusión social”, remarca Jorge Coscia, a cargo de la Secretaría de Cultura de la Nación, organizadora del evento. El coordinador de actividades de la Secretaría de Cultura en la villa 31, Víctor Ramos, cuenta que era “algo pedido hace tiempo por las agrupaciones del barrio, y cuando se les preguntó a los músicos y técnicos de la Orquesta dijeron ‘¡Vamos!’ Así que fue una idea de las bases. Con esto se están rompiendo todos los moldes.”

Desde los balcones aledaños sobresalen los curiosos. El público crece ante cada pieza. Becerra les habla sobre Brahms, Strauss, paletas de sonido, la danza húngara; revela por qué no tocan todos al mismo tiempo y explica la distinción entre los instrumentos pequeños y los grandes. Anuncia que se vendrá una composición “nostálgica, tranqui, expresiva”. El auditorio responde con aplausos, y se apresta a escuchar.

Parodi y la bomba tucumana

Después de la Orquesta Sinfónica Nacional, es el turno de Teresa Parodi, Micaela Chauque y Gladys “La bomba tucumana”. En el marco del ciclo “Sábados culturales” se las podrá escuchar hoy a las 19 desde de la Estación de Producción Móvil, ubicada en el Playón de la Villa 31, en Retiro, y el domingo a las 19 en el Anfiteatro “Héctor Santángelo” de Paraná, Entre Ríos.

También el Museo Histórico Nacional (Defensa 1600) invita al concierto “Las mujeres celebran cantando”, mañana a las 17, con la presentación de Marián Farías Gómez y Caro Tapia como artista invitada, mientras que la Orquesta Nacional “Juan de Dios Filiberto” brindará su primer concierto del año, el próximo miércoles a las 20:30, en el Teatro Del Globo (Marcelo T. de Alvear 1155).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s